QUITO EN FAMILIA

QUITO EN FAMILIA

0/5 0 ratings

Una ciudad para familias es una ciudad con parques. Quito no es la excepción. Sus parques son los lugares más visitados del fin de semana, donde todos aprovechan un momento para caminar, hacer ciclismo, jugar a algún deporte (principalmente fútbol o ecua-vóley) o participar de actividades desde cursos y talleres a conciertos y ferias. Son más de una docena de parques a través de la ciudad, algunos temáticos como el hermoso parque arqueológico de Rumipamba u otros, como La Carolina, que cuenta con un surtido de opciones para el detente y diversión familiar.

La Carolina puede llegar a parecer una playa en temporada con tanta gente haciendo de todo, desde tai-chi y capoeira a comer hot-dogs y cevichochos. En este espacio verde ubicado en el corazón de la ciudad moderna, aparte de sus canchas y juegos infantiles, una laguna artificial y una emblemática rampa de skate, están algunas de las instituciones más aptas para visitar en familia de Quito, entre ellas el muy especial Jardín Botánico. Un pequeño capullo de naturaleza en medio de la ciudad, sus instalaciones educativas y jardines que replican los ecosistemas del Distrito Metropolitano, nos transportan a los cálidos subtrópicos de orquídeas y heliconias –y en cuestión de unos pocos pasos– a los fríos páramos de sigses y chiquiraguas.

Los pequeños aprenden mucho de la ecología del país, pero sobre todo le dan rienda suelta a su imaginación en los mundos recreados en el lugar.

Exhibiciones temporales y ferias traen animales raros y delicias para compartir (revisa la agenda en su página de Facebook).

La Carolina también es hogar de Vivarium (sobre la Avda. Amazonas), un pequeño refugio de anfibios y reptiles en recuperación, donde el lema es acercar a citadinos a criaturas que no siempre son las más atesoradas ni adorables en ojos del ser humano; aquí el acercamiento a la naturaleza puede llevarte, si te atreves, a tocar las mismas escamas de una serpiente.

Mundo Juvenil, en el sector este del parque, cierra el menú de actividades familiares con eventos y talleres de todo estilo, una gran biblioteca para niños (con un curioso dinosaurio gigante), un teatro y anfiteatro, además de su pequeño museo ochentero, que no siempre está abierto, pero que para admirar nos ofrece sus cuatro clásicos dioramas que logran dejar a más de un niño boquiabierto.

Existen dos instituciones dedicadas específicamente a la familia en la ciudad: el Museo Interactivo de Ciencias (o MIC) de Chimbacalle y el Museo del Agua, “Yaku” (que quiere decir “agua” en kichwa), ubicado en la escabrosa pendiente de El Placer (si miras hacia el oeste de la ciudad, sobre la montaña misma, quizás distingas su arquitectura de cristal).

Este curioso museo temático y educativo dedicado al agua y, por extensión, a los páramos y glaciares ecuatorianos (de hecho, se encuentra en los predios de la empresa pública de agua potable en una zona históricamente importante de recolección de agua) ofrece también una vista maravillosa y un precioso jardín andino. El MIC, por su lado, es precisamente lo que designa su nombre: salas interactivas aptas cada una para distintas edades con experimentos, juegos de ilusión óptica e instalaciones para comprender temas complejos de la ciencia.

Es quizás el museo más idóneo para llevar a niños.

Por supuesto, varios museos “para adultos” ofrecen opciones para niños, como el caso de la sala “Creactivo” del Museo de la Ciudad, el programa EducAlabado de la Casa del Alabado o la biblioteca de niños en el Segundo piso del Centro Cultural Metropolitano

Por otro lado, para quienes no necesitan ocupar a sus hijos con algo diseñado específicamente para ellos, visitar el Centro Histórico de por sí es un fascinante encuentro para todas las edades, pues siempre hay algo que llamará la atención, sea identificar al ángel negro de la cúpula central de La Compañía y admirar la escalinata falsa de la entrada a tocar los leones del portal de El Sagrario, comprar una máscara de diablo, payaso o gorila en la Sombrerería Benalcázar o conversar con los loros del patio principal del Museo Pedro Gocial en la Iglesia de San Francisco.

Y para el niño que llevas adentro, podemos aventurarnos con nuestros pequeños a montarnos en una máquina del parque de diversiones  VulQano Park antes de subirnos el teleférico del Pichincha… O por qué no visitar nuestro propio museo de Star Wars, técnicamente llamado “Expofixión”, en el que el coleccionista y fanático a muerte de la saga intergaláctica, Carlos Sánchez Montoya, despliega toda su pasión (y cientos de figuras, disfraces y objetos).

¡Que la fuerza acompañe a ti y a los tuyos!

Hacienda La Querencia en Nono y la Granja de Tío Mario en Pomasqui son dos sitios campestres donde los pequeños pueden tener contacto con animales y disfrutar de actividades al aire libre.

Hacienda La Querencia

Parroquia de Nono, 18km de Quito

+ (593 9) 8337 8445

haciendalaquerenciaquito@gmail.com

www.haciendalaquerenciaquito.com

La Granja de Tío Mario

Pomasqui, barrio Santa Rosa

+ (593 2) 235 6819
+ (593 9) 8469 8183
lagranjadeltiomario@hotmail.com

www.lagranjadeltiomario.com

TU PLAN EN QUITO
AGENDA DE EVENTOS

PISTA DE MOTOCROSS MX AMAGUAÑA

julio 27 @ 9:00 am - diciembre 31 @ 5:00 pm

Centro Cultural IGM – PLANETARIO

julio 27 @ 9:00 am - diciembre 31 @ 2:00 pm

LA CANCHITA DEL 7

julio 27 @ 5:30 pm - diciembre 31 @ 2:00 am

LA CAROLINA

agosto 1 - diciembre 23

Entradas Recientes

2018-06-13T12:54:24+00:00
Tamaño de Letra